Real Alcázar de Sevilla: lo indispensable y nuestras recomendaciones

El Real Alcázar de Sevilla siempre ha sido uno de los grandes atractivos de la ciudad. Con 14.000 m2 de superficie construida y 7.000 m2 de jardines, su belleza, su armonía y sus infinitos rincones hacen de su visita un absoluto imprescindible cuando se visita Sevilla. Recientemente ha ganado aún más protagonismo entre los visitantes de la ciudad porque, entre otras cosas, ha sido protagonista del rodaje de algunas escenas de la serie Juego de tronos y, con eso, su visibilidad global ha ganado enteros. También otras obras como Lawrence de Arabia  o El reino de los cielos ayudaron a la proyección internacional del espacio. Desde 1987 el entorno de Catedral, Archivo de Indias y Alcázar es Patrimonio de la Humanidad.

(Want to read this post in your language?)

Alcázar de Sevilla: orígenes

Esta zona de la ciudad ha sido clave en toda la historia. En un mismo entorno encontramos los principales edificios de los grandes momentos de Sevilla: Catedral, Archivo de Indias, Palacio Arzobispal y, por supuesto, el Alcázar. Antes de la fortaleza que encontramos hoy en día encontramos que hay restos de la Sevilla romana y posterior, con evidencias de la existencia de una acrópolis, una basílica, construcciones visigodas y, posteriormente, un castillo árabe.

Su ubicación es ideal, puesto que se encuentra muy cerca del río y eso ha facilitado durante siglos el fácil acceso de mercancías y transportes desde el Guadalquivir. Un enclave privilegiado. Nos hemos de remontar al siglo IX para encontrar la primera alcazaba que ocupaba el espacio. Ya en el siglo XII los almohades habían transformado el entorno en un palacio-fortaleza. Desde entonces y hasta ahora, el Alcázar de Sevilla es el palacio real en uso más antiguo de toda Europa.

Alcázar de Sevilla

Lo indispensable

Palacio del Rey Don Pedro

Hasta la llegada de Pedro I de Castilla (“el cruel” o “el justiciero”, según a quién le preguntes), el Alcázar de Sevilla no comenzó a cobrar la importancia que tiene hoy en día. En 1356 se comenzó a construir el palacio mudéjar. Los mejores constructores, artesanos, orfebres y carpinteros de toda la península vinieron a Sevilla para construir esta edificación que aún podemos disfrutar hoy.

Aunque todos es de una belleza singular, hay algunos elementos imprescindibles del palacio que no podemos dejar de lado:

  • La portada. Ubicada en el patio de la Montería, muestra un mural de azulejos con una inscripción en árabe que habla del año en que se concluyó el edificio. Elegante decoración de sebka y espectacular en todo su conjunto.
  • Patio de las Muñecas. Cuenta la leyenda que el nombre de este precioso patio cubierto por una moderna cristalera se debe a los rostros tallados que podemos ver si nos fijamos un poco. Otro de los orígenes del nombre se atribuye a que es un patio pequeño y porque era donde venían los niños de palacio a jugar. Sea cual sea el origen, es el primer rincón que nos encontramos al entrar por la portada y nos deja a todos fascinados. Dicen que trae suerte encontrar todas las caras…
  • Patio de las Doncellas. Esta maravilla, considerada obra maestra del mudéjar andaluz, es quizá uno de los rincones más famosos y populares del Palacio y del conjunto del Alcázar. Destaca la alberca central con los arriates laterales (descubiertos en 2002). En torno al patio, una sucesión de preciosos arcos de medio punto y lobulados. Una delicia.
  • Salón de Embajadores. Impresionante sala que destaca por su cubierta: una cúpula dorada con motivos árabes y, quizá, la estancia más importante del Alcázar, debido al uso que albergaba, a su belleza y al legado que nos transmite hasta hoy. En la parte superior del salón dispone de balcones de madera del siglo XVI. Toda la estancia, como es norma en el Alcázar, esta recubierta de azulejos y yesería.

Palacio gótico

El palacio gótico del Alcázar de Sevilla inició su construcción en 1254 por orden de Alfonso X “el Sabio”. Su estilo es principalmente gótico pero cuenta con trabajos de rehabilitación y mejoras barrocas, necesarias tras el terremoto de Lisboa de 1755. Niculoso Pisano, el ceramista italiano afincado en Triana, añadió un impresionante retablo de azulejo a la capilla gótica, original del siglo XVI.

Además de la Capilla y el Gran Salón (o de las Bóvedas), seguramente el espacio más destacado del palacio sea el Salón de los Tapices. Seis enormes tapices (de una serie original de diez) con motivos de la conquista de Túnez decoran las paredes de esta estancia, que tuvo que ser totalmente reconstruida en el siglo XVIII. Los cuatro tapices restantes están en Madrid.

Baños de Doña María de Padilla

Alcázar de SevillaUbicados en un acceso subterráneo desde el Jardín de la Danza, los Baños de Doña María de Padilla son uno de los rincones más mágicos de todo el conjunto del Alcázar. Se trata de una cámara subterránea y abovedada de una belleza singular, con un gran aljibe en el centro donde, dicen, se bañaba la amante de Pedro I habitualmente, especialmente en verano.

Pabellón de Carlos V

Alcázar de SevillaTerminada su construcción en 1546, este pabellón mudéjar y renacentista destaca en el Jardín del Príncipe. Su azulejería y su artesonado, originales del siglo XVI, destacan en el entorno, rodeado de naranjos. Dicen los expertos que entre estos naranjos está el primero que introdujeron los árabes en la península allá por el siglo XIV y que, todavía, produce naranjas amargas aptas para el consumo. En el interior de este pabellón hay una pequeña fuente, que añade frescura natural a la penumbra en unión con el agua. En el Museo del Prado podemos observar un cuadro de Raimundo de Madrazo y Garreta donde está fielmente representado.

Otros jardines y patios

Alcázar de SevillaEstanque de Mercurio

El Estanque de Mercurio es una alberca ubicada en uno de los puntos más altos del Alcázar y sirve para acumular agua para regar los vastos jardines del palacio. Destaca la figura de bronce en el centro del estanque dedicada al dios Mercurio. También llamativa e impresionante es la cascada que nutre de agua la alberca, cuando está en funcionamiento.

Galería de Grutescos

Tras el Estanque de Mercurio está la Galería de Grutescos, un mirador que se construyó aprovechando un paño de muralla almohade y que debe su estilo manierista a la decoración, que simula un entorno rocoso marino. Destacan también los arcos, donde de día se pueden ver pinturas. Y el órgano hidráulico, unos metros más allá.

Órgano hidráulico

La Fuente de la Fama es el único órgano hidráulico en funcionamiento de toda España. Original del siglo XVII, es uno de los cuatro que se conservan en todo el mundo, tres de ellos en Europa. Mediante tuberías de plomo, el sistema funciona de forma automática cada hora en punto. Fue restaurado en 2006.

Sala de Justicia y Patio del Yeso

Alcázar de Sevilla

Dos bellas estancias que nos encontramos al principio de la visita. La primera era el lugar donde, como su nombre indica, se usaba desde los tiempos almohades, y posteriormente con Pedro I, como salón de reunión del consejo y de impartición de justicia. A su lado vemos el Patio del Yeso, que es uno de los rincones más antiguos de todo el conjunto arquitectónico del Alcázar y que fue restaurado en 1912.

Patio de la Montería

Es el patio principal del Alcázar y está presidido por la puerta del palacio de Pedro I.​ En las paredes hay arcos de medio punto que fueron tapiados en el siglo XV.​ A la derecha se encontraban las estancias de la Casa de Contratación.

Alcázar de SevillaPatio de Banderas

Se trataba del apeadero real y la armería del palacio. Originalmente su nombre era de Plaza Grande, pero Pablo de Olavide se la cambio por el que se conocía popularmente al espacio. Una de las fotos más emblemáticas de la ciudad es desde el arco de acceso a la calle Judería, con vistas al patio y con la Giralda de fondo. Imprescindible.

Semisótano

Durante siglos fue un almacén y una escombrera. El Jardín de la Galera es el que se corresponde con la entrada a estos sótanos, cuya comunicación debió ejecutarse cuando se ordenó el jardín, en torno a 1574. Hasta hace muy poco seguía oculto y, gracias a las intervenciones del Ayuntamiento, ahora se pueden contemplar y disfrutar.

Visitas nocturnas y teatralizadas

El Alcázar ofrece, en colaboración con empresas externas y en ocasiones especiales, visitas nocturnas y/o teatralizadas por sus principales estancias. Es muy interesante disfrutar de un entorno tan espectacular bajo la luz de la luna y/o con la compañía de aquellos personajes que fueron protagonistas de la historia, no ya del Alcázar, sino de Sevilla y de España.

Real Alcázar de Sevilla

Síguenos en TwitterFacebookInstagram.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies