Icono del sitio Urban Explorers

Restaurante Ciclo, de Luis Callealta, el punto de inflexión que necesitaba Cádiz

Ciclo Restaurante, Luis Callealta, Cádiz

Ciclo Restaurante, Luis Callealta, Cádiz

El restaurante Ciclo, de Luis Callealta, en pleno centro de Cádiz, se ha convertido en muy poco tiempo en el nuevo place to be de la provincia. El que fuera durante casi una década director gastronómico de Aponiente decidió, como otros tantos, abandonar el estero de Ángel León y aventurarse a dar el salto al océano por su propia cuenta y riesgo. De momento, el proyecto está funcionando estupendamente y ya son muchos los que se desplazan hasta la calle Sopranis para probar de primera manos sus recetas. Nosotros estuvimos hace muy poquito y nos encantó.

El currículum de Luis Callealta es envidiable ya que se ha formado entre dos titanes de la alta cocina española: Martín Berasategui y Ángel León, con el que, como decimos, ha estado casi diez años al frente de la dirección gastronómica del tres Estrellas de El Puerto de Santa María. En diciembre de 2020, con la pandemia sanitaria y la consecuente crisis económica machacando, decide abrir Ciclo. En este tiempo, ya ha sido reconocido, entre otras cosas, como Cocinero del Año 2021 en la última edición de Madrid Fusión, donde también estaba nominado a cocinero revelación, pero desde abril ya se sabía que estaba dado a Cañitas Maite, en Albacete.

Ensaladilla de la casa

El restaurante que marcará diferencias en Cádiz

Con semejante bagaje, Luis Callealta (Luiti para sus amigos) plantea en Ciclo un restaurante de cocina de autor que da rienda suelta a su forma personal de ver la gastronomía. El restaurante ofrece varias opciones al comensal, desde un menú degustación en el interior hasta dos cartas diferentes, una para la sala y otra para la terraza.

En nuestro caso, optamos por sentarnos fuera simplemente porque todavía estamos algo reticentes a los espacios cerrados, pero vamos a volver más pronto que tarde a probar la propuesta del interior. Así, tuvimos la posibilidad de elegir varios de los platos de la carta de la Barra. Comenzamos probando la Ensaladilla de la casa de patata, zanahoria, atún confitado y cariño, que resultó muy suculenta, con una excelente mayonesa, un punto de cocción perfecto de las papas y muy bien coronada con el atún confitado. Para comerte un cubo.

Ortiguillas fritas

Seguimos con unas excelentísimas Ortiguillas fritas y zanahorias encominás, que presumían de una fritura perfecta, fina y crujiente, que potenciaba los sabores de las anémonas y que se equilibraba con el dulzor especiado de la crema de zanahorias. Un platazo interesantísimo. A continuación optamos por el Tartar de solomillo picante sobre patatas fritas de Sanlúcar, que nos gustó mucho. Eran unos bocados rápidos, picantitos y con la carne muy bien aliñada, aunque con bastante protagonismo de las papas.

Tartar de solomillo

En este momento fue el propio Luis quien salió a la terraza a saludar a sus proveedores de pan de La Cremita y se pasó por nuestra mesa para traernos este bocado impresionante fuera de carta: Brioche tostado con gambas al ajillo y carbonara de guanciale. Un locurón. Quizá nuestro plato favorito del día, junto con el que vino después. El brioche era sencillamente perfecto y el equilibrio de sabores y texturas se volvía más complejo a cada bocado. Volvería a Ciclo sólo por volver a comer esto y el siguiente plato.

Brioche

La foto que encabeza el artículo corresponde un plato de la carta del Restaurante que tuvieron el detalle de dejárnoslo pedir aunque estuviéramos fuera. Son las Gambas de Huelva atemperadas en manteca colorá y cítricos que, para mí, y junto al brioche anterior, ya justifican cualquier visita y recomendación de Ciclo a cualquier persona. Que nuestro plato favorito sea uno de los correspondientes a la carta del Restaurante y no de la Barra no hace más que incrementarnos las ganas de volver en cuanto nos sea posible para disfrutar de la creatividad y talento de Luis sin ataduras.

Cachopo

Tras este festín, aún nos quedaba un último plato en la comanda: el Cachopo de atún de almadraba, mojama Herpac y queso Payoyo con patatas fritas que tan famoso se ha hecho por las redes. Inspiración asturiana con ingredientes 100% gaditanos, puesto que el atún es de Petaca Chico (Conil), la mojama es de Herpac (Barbate) y el queso es de Payoyo (Villaluenga del Rosario), todos funcionando en perfecta conjunción y armonía.

La casa nos invitó al postre, que estaba espectacular. Aquí somos muy del arroz con leche (otra referencia asturiana) en general, pero en particular este Arroz con leche y limón marroquí nos dejó absolutamente enamorados y con la boca abierta. No exageramos si este es uno de los mejores arroces con leche que hemos podido probar alguna vez en algún restaurante. Imprescindible.

Arroz con leche y limón marroquí

Ficha: Ciclo Restaurante, Cádiz

«Expectations are the thief of joy» es una de las frases que más me gustan. Dicho de otra manera: «el problema siempre son las expectativas». Cuando todo el mundo, constantemente, habla bien de un restaurante como Ciclo, que es el que nos ocupa hoy, involuntariamente nuestras esperanzas sobre la experiencia que viviremos cuando lo visitemos nosotros se van incrementando, llegando un momento en el que si, por lo que sea, el restaurante no cumple con ese nivel de exigencia autoimpuesto, acabamos decepcionándonos y lo que es peor, responsabilizando al chef de no habernos satisfecho.

En Ciclo las expectativas no sólo eran altas, sino que consiguieron superarlas con creces. Todo estuvo no sólo a la altura, sino por encima. Cuánto disfrutamos. Enhorabuena a Luis Callealta por su fantástico restaurante, al que volveremos muy pronto para seguir disfrutando de sus exquisitas creaciones.

Ciclo Restaurante | Web oficial

 

 

Salir de la versión móvil