Heineken avanza hacia la fábrica de experiencias de Cruzcampo

Avenida Andalucia 1

Heineken España está inmersa en la transformación de su sede en Avenida Andalucía 1, para convertirla en un espacio de creación e innovación cervecera que abrirá sus puertas a finales de 2019. Un nuevo referente para los amantes de la cerveza y un punto de interés único en la ciudad, en el que se volverá a elaborar cerveza en el lugar original donde nació Cruzcampo.

La fábrica de cerveza donde se alojará Avenida Andalucía 1 se convierte así en una fábrica de experiencias en las que las actividades cerveceras, gastronómicas, culturales, sociales y formativas se sucederán de forma simultánea e interconectada en un lugar que aspira a convertirse en memoria viva de la historia que Cruzcampo comparte con Andalucía y en un foco de innovación abierto a la ciudad.

Heineken España se inspira “en el legado de Cruzcampo, en nuestra historia y nuestra herencia para reconvertir estos edificios históricos en nuevos espacios contemporáneos, versátiles y abiertos a la ciudad y al servicio de todos los andaluces y visitantes, situando a Sevilla como capital cervecera del sur de Europa”, explica Marcos Tarancón, director de Relaciones Corporativas y Legal de la compañía.

Avenida Andalucía 1 representa la gran apuesta de Heineken por Sevilla, el verdadero corazón de Cruzcampo. La intervención, que cuenta con una inversión de ocho millones de euros, transformará por completo nuestra sede para dinamizar la ciudad con un espacio de creación cultural, social, gastronómica y, por supuesto, maestría cervecera”, afirma Marcos Tarancón.

Desde Avenida Andalucía 1, Cruzcampo impulsará la cultura cervecera y la Fundación Cruzcampo amplificará su compromiso social y su apoyo a la cultura, el talento joven, la gastronomía y la hostelería. Se convertirá así en un nuevo espacio sociocultural para Sevilla y en un polo de atracción de visitantes y dinamización para el barrio de Nervión, donde descubrir nuevas formas de disfrutar la mejor experiencia cervecera y gastronómica de la mano de una marca como Cruzcampo, indisolublemente unida al estilo de vida andaluz.

La fase de demolición que actualmente se está llevando a cabo en el interior de ambos edificios ha descubierto muros, estructuras y capas de historia hasta ahora desconocidos, que dan fe de la histórica vinculación que Cruzcampo y Sevilla han compartido en estos edificios; memorias y vivencias que sientan las bases de las emocionantes experiencias que los visitantes podrán disfrutar en su visita a Avenida Andalucía 1.

Edificio Fundación: una nueva sede para amplificar el compromiso social de Cruzcampo

Este icónico edificio, cuyo neón forma parte del skyline de la ciudad desde su construcción, ha sido cedido por el Ayuntamiento de Sevilla a la Fundación Cruzcampo y será, en palabras de su directora María Ángeles Rodriguez de Trujillo, “un espacio de aprendizaje abierto, un escaparate de creatividad y un altavoz del talento”.

El inmueble data de los años 30 y jugó un importante papel en la elaboración de cerveza en aquella época, dado que en él se realizaban las funciones de decantación, enfriamiento y fermentación. En la planta superior, contaba con una bandeja para la decantación de los turbios del mosto caliente, desde allí bajaba a la segunda planta, donde el mosto se enfriaba desde los 100ºC a los 8ºC.

En 1955, el espíritu innovador y pionero de los hermanos Osborne sustituyó el filtro Baudelot, que era de cobre, por la primera centrífuga de la fábrica y por enfriadores de acero inoxidable. Bajo la cubierta y a ambos lados de la sala se instaló una estructura de ventanas con lamas giratorias capaz de crear corrientes de aire que, de forma natural, ayudaran al proceso de enfriamiento de la cerveza haciendo que el viento entrara por la cara norte y saliera por la cara sur del edificio.

Desde aquí, el mosto bajaba por gravedad a la primera planta y permanecía unas 20 horas en 4 tinas de 300 hectólitros para activación de la levadura. Posteriormente pasaba a las tinas de fermentación abierta de la planta baja y, después de 9 días, se enviaba a la bodega de guarda. Terminado el proceso de guarda, la cerveza se enviaba al filtro de cervezas para proceder a la eliminación de la levadura, antes de su envasado.

En apenas un año, este lugar volverá a ser referente en innovación gracias la Fundación Cruzcampo, que desarrollará toda su actividad de apoyo al talento joven, la cultura, el emprendimiento y la hostelería desde una nueva sede de 2.000 m2 con un completo programa de actividades que incluirá exposiciones, talleres y seminarios, espectáculos y espacios de trabajo colaborativo, entre otras iniciativas.

Avenida Andalucía 1: un espectacular espacio cervecero y gastronómico

Cruzcampo desplegará toda su maestría en este segundo edificio, cuyo emblemático mosaico de Gambrinus lo dota de gran singularidad en la ciudad. Este espacio de creación cervecera y gastronómica de 1.400 m2 acogerá la Escuela de Hostelería Fundación Cruzcampo y una fábrica urbana de cerveza, que volverá a elaborar cerveza Cruzcampo en el lugar que la vio nacer en 1904. Aquí, el visitante podrá disfrutar de experiencias cerveceras y gastronómicas únicas, pero también de actividades culturales y de ocio que amplificarán las iniciativas desarrolladas en el Espacio Fundación.

Avenida Andalucía 1 se convertirá así en un lugar de encuentro, celebración, experimentación y creación abierto a las últimas vanguardias locales, nacionales e internacionales, manteniendo el espíritu innovador que siempre habitó entre sus muros. De hecho, este edificio acogió el segundo cocimiento en la historia de la fábrica, el Weigelwerk, que llegó desde Alemania a comienzos de los años 40 con una capacidad de 300 hls por fabricación, 34 veces superior al cocimiento primitivo de 1904, una cifra muy importante para la época, especialmente si tenemos en cuenta que la actual fábrica de Sevilla, la más moderna de Heineken en Europa, tiene una capacidad de cocimiento de 1.000 hl/fabricación. Posteriormente, en 1962, se instaló un nuevo cocimiento, el Meura, de 800.000 hl de capacidad.

Alguna de las cuatro calderas y uno de los grifos del Weigelwerk tuvieron que esperar hasta el final de la Segunda Guerra Mundial para ser instalados y, desde entonces, no se habían movido de su enclave, que a partir de 1991 fue reconvertido en el Salón de la Fundación Cruzcampo, siendo testigos de numerosos eventos, celebraciones y homenajes. Actualmente estas calderas, que produjeron un total de 1.794.000 hl de cerveza durante todo su periodo de funcionamiento -717,6 millones de cañas Cruzcampo con las que se han disfrutado grandes momentos cerveceros-, han sido trasladadas a la fábrica de Heineken en Sevilla para su custodia durante las obras.

Más información | Heineken

leave a reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies