Hinojosa del Duque

Al norte de la provincia de Córdoba, hay una extensa zona donde el acento cordobés se fusiona con el extremeño y el castellanomanchego. En el entorno privilegiado de Los Pedroches, donde reina la paz de la dehesa, donde nos rendimos ante los mejores ibéricos están una serie de pueblos cargados de historias apasionantes. No es difícil imaginar la silueta de Quijote y Sancho en cualquiera de sus calles. Sus fachadas además de cal, se visten de granito, piedras eternas; esas mismas que los protegen no solo en sus casas, también en el subsuelo, refugio en tiempos de guerras. Cuando era un niño solía apropiarme de lugares que se llamaran Duque, por algo tenían mi apellido; me encantaría hacerlo con Hinojosa del Duque. Catedral de la Sierra, la Iglesia de San Juan Bautista, erguida en la plaza del Ayuntamiento, está distinguida con esta denominación popular desde hace siglos. Debido, quizás, a que se halla agregada perpetuamente a la Santa Iglesia de San Juan de Letrán en Roma,  gozando además los que la visitan de los mismos privilegios, indulgencias, indultos y prerrogativas. Construida en época medieval, tiene diferentes estilos: gótico tardío, renacentista, manierista y barroco, que se fusionan entre sus piedras. Hay que resaltar el baptisterio por su singularidad y belleza. Pero las obras religiosas tienen más protagonistas, como la Ermita de la Virgen del Castillo, en la misma plaza del Ayuntamiento, con un camerín visitable, que posee una cúpula espectacular. De reciente creación está el Museo Etnológico, donde podemos admirar, como era la forma de vida y las costumbres de la zona. Una ocasión fantástica para que los más jóvenes vean como se hacían las cosas cuando no había ni teclado ni ratón. Para disfrutar de su excelente gastronomía hay lugares singulares, como el Mesón Brigadier El Condesito, donde por la noche también podemos tomarnos unas copas y echar unos bailes. Es de los lugares más entrañables de Hinojosa del Duque. Un edificio histórico que sirvió de cárcel durante la guerra civil. Posee techos bajos y unos arcos dividen las estancias por las que puedes parecer perderte. En él, se han detectado efectos paranormales. Cuatro Milenio, le dedicó un programa, pueden verlo online. Yo mismo, después de comer, al entrar en el servicio, comprobé como mi teléfono se volvía loco y quería subir él solo a Twitter una foto, no me había pasado nunca nada parecido. Allí mismo, sobre una puerta del servicio hice esta foto, ¿a qué le recuerdan esta imagen? En Hinojosa del Duque, para alojarse nos encantó Lantigua Rural, una casa en el pueblo, a la que han hecho un trabajo de remodelación exquisito. Acogedor, cálido, hermoso y con unos dueños que son lo mejor. Han creado un hotel donde estás mejor que en casa, no querrás irte por nada del mundo, es más, puede que no salgas de allí en toda tu estancia.

Hinojosa del Duque, bien merece una visita, y muchas más. Disfrutar de su entorno, aprender de sus gentes, de su forma de vivir. En definitiva, sentirnos unos días participes de ese paraíso natural que mantienen con tanto cariño, el Valle de Los Pedroches. Por @juanduqueoliva

Nuestra visita a Hinojosa del Duque, formó parte de la iniciativa: #AunahoraCórdoba #LosPedroches 16, 17 y 18 de Marzo de 2018.

Visitas a AlcaracejosAñoraDos TorresEl Viso, Villanueva de CórdobaBelalcazar, e Hinojosa del Duque. Organiza “A una hora de” – “Guadalinfo” Colabora: Cruzcampo – GYSA – Córdoba Córdoba TurismoCentro Termal Los Pedroches, Ibéricos COVAPBello TerraLantigua Rural, La Finojosa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies