Justa Rufina, nuevo templo foodie en el corazón de Sevilla

Justa Rufina, nuevo templo foodie en el corazón de Sevilla

La revalorización, gastronómicamente hablando, del centro de Sevilla, parece haber comenzado su propio e imparable camino. Si algo bueno ha podido traer consigo la pandemia es que, en términos generales, ha servido para hacer un poco de autocrítica y reconocer que los modelos anclados todavía en los años 70 están irremediablemente obsoletos y que es momento de renovarse o morir. Aquí es donde entra el nuevo restaurante Justa Rufina de la Plaza de la Magdalena de Sevilla, que ha sabido posicionarse en el hueco perfecto para servir de puerta de entrada a propuestas gastronómicas contemporáneas para turistas y público local general.

Con la bonita remodelación de la Plaza de la Magdalena y la apertura de establecimientos hoteleros de lujo vienen consigo restaurantes orientados a diferentes públicos. De Basque, la llegada de Eneko Atxa a Sevilla en septiembre, hablaremos en su momento, porque lo que nos ocupa hoy es Justa Rufina, un restaurante que revaloriza la zona con una oferta gastronómica adecuada a un público foodie, del que busca un buen equilibrio entre una atención correcta en sala, una decoración atractiva del local y unos platos bonitos y bien elaborados y sin estridencias, donde encontrarse cómodos dentro su abanico palatable y reconocible.

Restaurante Justa Rufina, Sevilla
Anchoas del Cantábrico, mantequilla de miso y mermelada de tomate

El nuevo restaurante foodie de Sevilla

Justa Rufina se encuentra enclavado en el nuevo Radisson Collection Hotel, Magdalena Plaza Sevilla y detrás de su gestión se encuentra la potente empresa hostelera madrileña Azotea Grupo, siendo su segunda apertura en Andalucía tras El Cuartel del Mar en Chiclana. A los mandos de las cocinas del grupo está Manuel Berganza, el chef ejecutivo de la empresa, que en este caso ha diseñado una carta apta para todos los públicos, con platos reconocibles, habituales y sociales a precios razonables y justos.

A nosotros todo nos pareció sabroso, bien presentado y en proporciones acordes al precio de los platos. Empezamos con unas Anchoas del Cantábrico, mantequilla de miso y mermelada de tomate muy ricas, con el excelente detalle de no tener los panecillos montados, sino todos los ingredientes por separado en el plato para montarlo al gusto. La mantequilla de miso estaba, además, para chuparse los dedos. Posteriormente pedimos el Pastrami casero de presa ibérica con encurtidos, que aunque estaba bueno, nos dejó un poco más fríos que el entrante anterior. El pastrami estaba bueno en cuanto a sabor y textura, pero venía con un exceso de frío que invitaba a dejarlo atemperar un poco en la mesa. Las verduras encurtidas estaban muy jugosas y el pan también, lo que en conjunto lo convierten en un aperitivo interesante.

Restaurante Justa Rufina, Sevilla
Pastrami casero de presa ibérica con encurtidos

A continuación vino el plato que más nos gustó de la carta, que además fue recomendación de estupendo y amable equipo de sala de Justa Rufina: las Alcachofas asadas a la llama, papada y crema ibérica que estaban de auténtico rechupete. Un plato por el que realmente volveríamos a Justa Rufina sin dudarlo y el que no nos vamos a cansar de recomendar. Un equilibrio perfecto entre texturas, sabores, temperaturas y composición que invita a disfrutarlo tanto desgranando sus diferentes elementos como en bocados conjuntos. Imprescindible.

Para ir terminando, pedimos el Steak Tartar pero nos trajeron el Tartar de atún marinado con vinagreta de ajetes, tartufata y yema de corral que resultó ser un acierto, con piezas de atún de buena calidad, un aliño muy interesante y una mezcla final atractiva que gustará a todo el mundo. Finalmente, nos llegó el Steak tartar con milhojas de patata que después del de atún quedaba algo flojo y plano, pero que analizado individualmente estaba más que correcto.

Restaurante Justa Rufina, Sevilla
Alcachofas asadas a la llama, papada y crema ibérica

En lugar del postre, el camarero nos recomendó pedir un último plato salado: el Lomo de bacalao asado a la llama, tomate asado y sopa de almendra que, según nos dijo, era su favorito de la carta. La verdad es que estaba bueno, pero las expectativas que nos había creado el camarero eran, quizá, demasiado optimistas.

Ficha: restaurante Justa Rufina, Sevilla

Justa Rufina es un restaurante muy recomendable. Consigue aunar en un mismo lugar un espectacular diseño del espacio, con un ambiente muy acogedor, un clima muy cálido y una atención muy amable; junto a propuesta gastronómica por encima de la media de sus alrededores que satisfará, sin duda, a los paladares que buscan ese puntito superior en las elaboraciones y los sabores a precios acorde a servicio, técnica, materia prima y ambiente.

Restaurante Justa Rufina, Sevilla
Steak tartar con milhojas de patata

Si, ya después de cenar, el comensal se anima a subir a la azotea del hotel, donde sirven cócteles y se puede disfrutar de unas maravillosas vistas de Sevilla, la experiencia ya puede ser magnífica complementando gastronomía, coctelería y vistas en un mismo rincón del centro de la ciudad.

Justa Rufina ha llegado para convertirse en un espacio de referencia tanto para los clientes del hotel que lo acoge como para turistas y público local que desee animarse a conocerlo de cerca y disfrutar de su ciudad como se merece. Si saben conectar con el público local, como parece que están haciendo ya, acabarán convirtiéndose en los líderes de su segmento dentro de la ciudad, puesto que sitios bonitos los hay a montones recientemente, pero en el único en el que de verdad se come bien en el Justa Rufina.

Muchas gracias al equipo de Azotea Grupo y la mejor de las suertes.

  • Dónde: Pl. de la Magdalena, 5. 41001, Sevilla (Google Maps)
  • Horario: abre todos los días para almuerzos y cenas
  • Precios: en torno a 35 euros por persona
  • Cómo reservar: a través de su web oficial
  • Nuestros platos favoritos: Las Alcachofas asadas a la llama, papada y crema ibérica y las Anchoas del Cantábrico, mantequilla de miso y mermelada de tomate
  • Valoración provisional: ⭐️⭐️⭐️ (6/10)

Justa Rufina Restaurante | Web oficial

Txema Marín

Txema Marín

Director de Urban Explorers, técnico en enoturismo de vinos de Jerez, técnico de vinos y vinagres de Montilla-Moriles, Sherry Master de González Byass, máster en Crítica Gastronómica de Gastroactitud, miembro de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo, docente de Nuevas Tecnologías en la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla.

Deja una respuesta